¡Qué mucho poder le hemos otorgado a otros!

¡Qué mucho poder le hemos otorgado a otros!

El poder de decirnos que “nuestros kilos de más” no se ven bien. Cuando sería más fácil mirar nuestro cuerpo con amor, gentileza y agradecimiento por ser la casa de nuestro espíritu.

El poder de hacernos creer que nuestra piel no es linda porque tiene barritos, arrugas, estrías o celulitis. Cuando sería más fácil sólo amarla como es por el simple hecho de que nos deja sentir el toque del amor, una caricia, el sol, el viento… ¡¡y nos recuerda que estamos vivos!!

El poder de decirnos que las canas hay que cubrirlas y que corte y color de cabello es el que nos queda bien. Cuando sería más fácil que “nos peine el viento”.

El poder de decirnos que para ser bella tienes que usar corrector para las manchas y las ojeras, base, polvo suelto, sombra, delineador de ojos, mascara, rubor, iluminador, contorneador, lápiz de labios… cuando sería más fácil amar nuestra cara lavada y “pintada por el sol”.

El poder de decirnos que nuestra sonrisa con dientes torcidos no es linda. Cuando sería más fácil olvidarte de esas tonterías y solo reír desde el alma.

El poder de decirnos que ropa es la adecuada para nuestro cuerpo, nuestra edad y que es lo que debemos usar según lo que está de moda, porque si no eres un ridículo… Cuando sería más simple vestirnos solo con lo que nos haga feliz.

El poder de decirnos qué estudiar para que seamos exitosos (y tengamos mucho dinero)… Cuando sería más fácil dedicarte solo a lo que te apasiona y lo demás fluye… y créeme, así es.

Y así se nos va la Vida dejando que otros nos digan que es lo mejor para nosotros… en que creer, que sentir y cuando sentir, la mejor comida, el mejor trabajo, la mejor pareja, el mejor lugar para vivir, la mejor manera de criar a los hijos… Cuando sería más compasivo, amoroso y benévolo con nosotros mismos quitarnos los juicios, las doctrinas sociales de que es lo correcto para ser aceptado, solo reconocer lo que somos y hacer los que nos dicta el corazón…

¡Párate frente al espejo! ¡Agradece lo que ves! Vístete como quieras, maquíllate solo si quieres, peínate como prefieras, ama como sientas… pero hazlo solo por ti, no por lo que otros esperan de ti.

Bibi

Advertisement